Pemex avanza en busca de socios a medida que se acercan las elecciones

Petróleos Mexicanos está acelerando los esfuerzos para atraer socios antes de una elección que podría frenar la inversión extranjera en la industria petrolera de México.

El gigante petrolero estatal mexicano incorporó un nuevo director de empresas conjuntas la semana pasada mientras se prepara para elegir socios en al menos siete campos petroleros en tierra a finales de este año. Pemex también espera hacer un anuncio a fines de julio sobre tres acuerdos de empresas conjuntas de refinerías y podría pedir prestado hasta $ 3.5 mil millones, todo antes de la llegada de un nuevo gobierno en diciembre.

En los últimos años, Pemex no ha logrado detener las caídas de producción a largo plazo, revertir las pérdidas de las refinerías y aumentar la deuda. Si el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador gana la votación el 1 de julio, ha dicho que reducirá las reformas energéticas que, según Pemex, son cruciales para ayudarlo a superar estos desafíos.

Una victoria de López Obrador “pondría en riesgo los proyectos de asociación de Pemex, no solo en el sector upstream sino también en las refinerías y otros segmentos de negocios”, dijo Alejandra León, analista de IHS Markit en la Ciudad de México. “Eso evidentemente está llevando a Pemex a intentar concluir empresas conjuntas antes del cambio de administración”.

López Obrador propone una estrategia energética más nacionalista que el actual gobierno, que abrió el mercado petrolero a la inversión privada en 2013, poniendo fin al monopolio de Pemex después de casi ocho décadas.

El candidato de izquierda ha dicho que puede suspender nuevas subastas de petróleo, revisará los contratos ya adjudicados y podría congelar temporalmente los precios de los combustibles. Tales planes perjudicarían los intentos de Pemex de atraer inversiones extranjeras muy necesarias y el conocimiento técnico y la experiencia de las grandes petroleras mundiales.

López Obrador ha dicho que podría construir dos nuevas refinerías a un costo de miles de millones de dólares cada una, que podrían provenir de fondos públicos y privados. También apunta a enviar menos crudo al exterior y, en cambio, utilizarlo para alimentar las seis refinerías de México, que funcionan al 42% de su capacidad.

Como es habitual cuando México elige un nuevo gobierno, Pemex probablemente tendrá un nuevo director ejecutivo, cuyas políticas se espera que reflejen las de la nueva administración, para reemplazar a Carlos Treviño.

Todo vapor

El directorio de Pemex nombró a Jorge Lomelin el 22 de junio para acelerar los acuerdos de cesión de derechos de petróleo y gas y las asociaciones de refinerías. En abril, anunció el nombramiento de Ulises Hernández como director de recursos, reservas y asociaciones.

México subastará 37 áreas en tierra y nueve áreas en la cuenca de Burgos, rica en gas de esquisto, el 27 de septiembre, así como la cesión de siete áreas en tierra con Pemex el 31 de octubre.

Por otra parte, Pemex está modificando los términos para la cesión de campos costa afuera que no atrajeron interés hace un año, y está evaluando la posible cesión el próximo año de otras cuatro áreas en tierra y siete bloques exploratorios en tierra.

“Nuestro plan es tener más cesiones en el futuro, ejecutar nuevos proyectos de exploración y producción en aguas profundas y áreas no convencionales, y aprovechar la experiencia de los socios en el desarrollo de estos recursos en otras partes del mundo”, dijo Hernández.

Pemex “continuará con estos procesos” a pesar de las incertidumbres electorales, dijo. La empresa está construyendo ductos y perforando nuevos pozos para estabilizar la producción entre 1,96 MMbpd y 1,97 MMbpd hacia fines de año, desde los 1,87 millones de mayo.

Otros tienen menos confianza en poder cumplir con estos objetivos. “Hasta cierto punto, las cesiones estarán sujetas a la nueva administración, por lo que no son impermeables a los cambios y ajustes”, dijo John Padilla, director gerente de la consultora de energía IPD Latin America LLC. Al mismo tiempo, los farm-outs están “quitando preciosas reservas de Pemex que son la base de sus emisiones de bonos”, dijo.

Problemas de Pemex

El nuevo gobierno de México heredará la miríada de problemas de Pemex, desde el aumento de la deuda hasta la disminución de la producción. Sus reservas probadas y probables se han reducido a más de la mitad desde 2012, ya que los campos más antiguos se agotaron y no pudo desarrollar otros.

El negocio de refinación de Pemex se encuentra en tan malas condiciones, con unidades envejecidas que luchan por procesar crudos más pesados ​​y menos costosos, que pierde dinero si aumenta la producción. El problema ha creado un incentivo inverso para refinar menos e importar más. El combustible extranjero representa ahora el 65% del consumo interno.

Pemex es uno de los productores más endeudados del mundo, con una deuda financiera de $ 1.95 billones de pesos ($ 98 mil millones) al 31 de marzo.

“Muchas empresas están esperando a ver qué pasará” con la llegada de un nuevo gobierno antes de colaborar con Pemex, dijo León. “De lo contrario, el nivel de incertidumbre es demasiado alto”.


Posted : totobet hk